Saturday, August 12, 2017

David y Otros Creyentes Desalentados


Texto: Números 21:4-9

Hermanos, ¿quién entre nosotros no se ha encontrado alguna vez desalentado? El diccionario define el desaliento como falta de ánimo, falta de vigor, descorazonamiento, miedo, aislamiento y falta de confianza. “Desaliento” y “desánimo” son términos bíblicos; no digamos “depresión” porque es un término que los psicólogos usan, popularizan y sacan provecho económico.
    En nuestro texto el pueblo de Israel se desanimó. Los varones de Dios también se desaniman a veces, como Elías, David, Jonás y Pablo. Los misioneros, ancianos y obreros pueden estar desanimados, y en la obra del Señor, hay que decir, no faltan motivos de desánimo, pero hay que superarlos. El desaliento afecta la vida espiritual, el servicio, y puede afectar la salud física. ¿Qué provoca el desaliento? Varias cosas, como hemos de ver.
    Luego en el caso de David en lo tocante a su hijo Absalón, era porque sembró pecado y le vino una cosecha amarga como castigo del Señor. Todos los problemas,  conflictos y pérdidas que luego sucedieron en la vida de David le causaron tristeza y desánimo. Varios de sus salmos expresan los dolores y tribulaciones de su alma.¡En esos salmos podemos aprender cómo expresar nuestras quejas!
    Cuando las cosas no salen como queremos, podemos ser desalentados. Esto le pasó al pueblo de Israel. Tenía que estar en el desierto para aprender los caminos de Dios, y como no quería esto, y se cansaba del maná celestial que Dios le daba, se desalentó y se volvió quejoso y difícil de gobernar.
    En el Salmo 73 vemos que Asaf el salmista se desanimó viendo la prosperidad de los malos. Cuando vemos que a los que no creen en Dios les van bien las cosas, y aparentemente están felices y tienen éxito, nos puede molestar y desanimar, especialmente cuando a nosotros no nos van tan bien las cosas. “¿Para qué vivo así?” uno puede preguntarse. Pero hay que leer todo el Salmo y saber cómo salió de estos pensamientos amargos y desalentadores. En el Salmo 37:1-7 tenemos los consejos aplicables a tales casos: “No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia...”  El Señor nos aconseja acerca de nuestra actitud. “Confía en Jehová” (v. 3). “Deléitate asimismo en Jehová” (v. 4). “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él” (v. 5). “Guarda silencio ante Jehová [quiere decir: “no te quejes”], y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino...” (v. 7). A todo puerco le llega su sanmartín, y a todo malo le llegará su juicio. No entretengamos pensamientos amargos, quejosos, ni nos alteremos cuando a éstos les van bien las cosas, porque al final tendremos dicha eterna y ellos, castigo eterno.
    Puede venir el desaliento en el retraso de las oraciones, cuando no vemos la respuesta que buscamos, cuando pasa tiempo y parece que no hay respuesta. “La esperanza que se demora es tormento del corazón” (Pr. 13:12). Pero Dios sabe mejor que nosotros cómo y cuándo responder a las peticiones. Si fuéramos Dios, haríamos lo mismo que Él. Moisés tuvo que esperar en el desierto cuarenta años hasta que llegara el tiempo de Dios para enviarle a sacar a Su pueblo.
    El pecado no confesado también puede traernos desánimo, porque nos aflige la conciencia, el Espíritu Santo nos convence de pecado, y andamos fuera de comunión con el Señor y con los Suyos. Esta situación es la del Salmo 32 cuando David describe cómo vivía atormentado y desanimado hasta que confesó su pecado. Dios puso Su mano sobre él día y noche. Hebreos 12:5 nos recuerda que no debemos desmayar cuando somos reprendidos por Él, y lo dice precisamente porque es la reacción natural que tenemos, la autocompasión y el desánimo. A veces tomamos decisiones por nuestra cuenta y actuamos fuera de la voluntad del Señor. Luego cuando vienen problemas, los resultados o consecuencias de nuestros hechos, nos quejamos como si el Señor nos hubiese hecho mal, ¡pero Él no tiene la culpa! Dios permite que cosechemos esos frutos amargos para que aprendamos y para que nos arrepintamos. Pero el camino de los transgresores es duro (Pr. 13:15).
    Una enfermedad mala, o prolongada, quita la fuerza y el vigor, y agota la paciencia. Job aguantó bien al principio pero al pasar tiempo perdía resistencia, se quedó desanimado y deseaba morirse.
    Cuando nos critican y hablan mal de nosotros o murmuran de nosotros, esto también puede afectar nuestro estado de ánimo. Consideremos algunos textos que demuestran esto. El Salmo 35:11-12 dice: “Se levantan testigos malvados; de lo que no sé me preguntan; me devuelven mal por bien, para afligir a mi alma”.  El Salmo 31:12-13 dice: “He venido a ser como un vaso quebrado, porque oigo la calumnia de muchos”. El Salmo 109:22-25 dice: “Porque yo estoy afligido y necesitado, y mi corazón está herido dentro de mí. Me voy como la sombra cuando declina; soy sacudido como langosta. Mis rodillas están debilitadas a causa del ayuno, y mi carne desfallece por falta de gordura. Yo he sido para ellos objeto de oprobio; me miraban, y burlándose meneaban su cabeza”.
    Cuando uno sufre oposición en el ministerio, y es malentendido y criticado por el pueblo, esto también puede causar desaliento. En Jeremías 20:7-10 vemos que el profeta llegó a decir que no hablaría más del Señor, que es lo que el diablo y el pueblo desobediente querían. Pero gracias a Dios, no pudo guardar silencio, porque la Palabra de Dios ardía en su corazón. Estos son problemas que padecen los que desean ser fieles ministros del Señor en tiempos de dejadez y mundanalidad.
    La muerte de un ser querido también trae tristeza y puede tentarnos a ceder al desaliento. En 2 Samuel 18:33-19:4 vemos la extrema tristeza y el desánimo del rey David sobre la muerte de su hijo rebelde Absalón. En Juan 11 vemos la tristeza natural de Marta y María después de la muerte de Lázaro. 1 Tesalonicenses 4:13 nos recuerda que aunque haya tristeza, en el caso de los creyentes no es como la tristeza de los que no tienen esperanza, porque habrá feliz reunión en la casa del Padre. Lamentamos, lloramos, y sentimos la ausencia de nuestro ser querido, pero tenemos que seguir adelante en la vida que el Señor nos concede.
    En el desaliento siempre quiere obrar y aprovecharse el diablo. Él provoca malas reacciones y busca quitarnos el gozo, la eficacia de nuestro testimonio y hacernos inútiles al Señor, nuestros hermanos y la iglesia. Te puede tentar a tirar la toalla, o a pensar mal de todos y sospechar de todos. En el Salmo 116:10-11 leemos: “...Estando afligido en gran manera. Y dije en mi apresuramiento: Todo hombre es mentiroso”. Hay que tener cuidado con los juicios y las decisiones cuando uno está desanimado. Un anciano en una iglesia, después de un disgusto por una traición, dijo que no se iba a fiar de nadie en la iglesia fuera de los de su propia casa. El desaliento puede convertirte en quejoso, criticón y murmurador. Puede afectar tu comunión con el Señor, si dejas de leer Su Palabra, meditar en ella, orar, asistir a las reuniones y participar en ellas. Parte de la definición del desaliento es la pérdida de confianza y el aislamiento. Cuando uno deja de reunirse, anda en peligro espiritual, y por esto tenemos la exhortación en Hebreos 10:25. También podemos sentir miedo, desgana, molestia, o ira y enojo. Son reacciones naturales o carnales, pero hay que remediarlos.
    1. Busca a Dios y clama a Él con todo el alma (Sal. 34:4; 42:1-2). El Señor escucha nuestro clamor y se acerca a los que se acercan a Él.
    2. Humíllate, quebrántate y confiesa el pecado (Sal. 32; Pr. 28:13; 1 Jn. 1:9; 2:1). El Señor es nuestro abogado para ayudarnos cuando pequemos. Pero no hay que hablar justificándonos ni hablando de lo que los demás nos han hecho. No hay que arrastrar ni implicar a nadie más, sino sólo confesar lo nuestro. Es el camino corto a la restauración de la comunión y la bendición, pero muchos por orgullo no quieren tomarlo.
    3. Espera en el Señor (Is. 40:30-31). Cuando sentimos agotadas nuestras fuerzas, recordemos que el Señor tiene poder inagotable y Él puede rejuvenecernos y fortalecernos. “No puedo más” es lo que dice el que confía en sí mismo, no el que confía en el Señor.
    4. Recuerda Sus promesas. “No te desampararé, ni te dejaré” (He. 13:5). “El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre” (He. 13:6). “En el día que temo, yo en ti confío” (Sal. 56:3). “No os afanéis...vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas” (Mt. 6:31-32). “Bástate mi gracia” (2 Co. 12:9).
    5. Recuerda todo el bien que te ha hecho, como hizo el salmista Asaf cuando estaba desconsolado. “Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo. Me acordaré de las obras de JAH; sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. Meditaré en todas tus obras, y hablaré de tus hechos” (Sal. 77:10-12).
    6. Entra en el santuario [en la presencia de Dios a través de Su Palabra y en meditación y oración] y contempla el fin de los incrédulos, el juicio de los malignos, para que no les tengas más envidia (Sal. 73:17-24).
    7. Eleva la mira al Señor en gloria (Col. 3:1-4). Si nos ocupamos de toda la maldad que hay en el mundo, las malas noticias, los problemas, la maldad que siempre aumenta y la falta de juicio, podemos amargarnos. Siempre hay que poner los ojos en el Señor en gloria y esperar en Él. Los hombres pueden fallar, pero Cristo nunca. Él no ha abandonado el trono ni lo hará. Contemplarle a la diestra del Padre nos ayuda a poner las cosas en perspectiva y renovar la esperanza. Nuestro Dios es “Padre de misericordias y Dios de toda consolación” (2 Co. 1:3).
    8. Toma fuerza y aliento de la gracia del Señor. “Bástate mi gracia” (2 Co. 12:9), significa que si estamos andando en comunión con el Señor, podemos gloriarnos en nuestras debilidades, para que repose sobre nosotros el poder de Cristo. Pablo dijo: “Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2 Co. 12:10).
    9. Busca la comunión de los santos; no te aísles ni te retires de tus hermanos, de la iglesia (He. 10:25). Dios consoló a Pablo y otros con la venida de Tito (2 Co. 7:6). La comunión nos anima y nos fortalece.
    Que el Señor nos ayude a no tirar la toalla, ni volvernos amargos, sino reaccionar bien ante las adversidades y los problemas de nuestros tiempos.

Friday, August 11, 2017

"Si el Señor Quiere"


Texto: Santiago 4:14-17

Nuestro texto nos enseña qué importante es planificar nuestras vidas en la voluntad de Dios. El cristiano verdadero cuenta con la guía y ayuda de Dios, y busca (se supone) Su voluntad. Si no hace esto, no le van a salir nada bien las cosas.
    Una ilustración bíblica de estas verdades está en Números 32, en el caso de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés. El versículo 1 nombra dos veces el ganado de ellos. Eran ganaderos y pensaban en sus intereses. Como Lot miró el valle del Jordán pensando en su ganado, y se fue de la voluntad de Dios. Viendo buena la tierra al otro lado del Jordán, las dos tribus y media querían quedarse. Pensemos en esto un momento. Es como si no confiasen que en la tierra prometida Dios pudiera darles buenas tierras. Entonces en los versículos 6-15 Moisés les responde recordando el mal ejemplo de sus padres cuarenta años antes cuando no quisieron entrar en la tierra prometida. En los versículos 14-15 dice que ellos han sucedido en lugar de sus padres, y les advierte que están en peligro de destruir al pueblo. En todo esto no escuchamos a las dos tribus y media decir ni una vez: “hágase la voluntad del Señor”, porque la gente llena de sus ideas y planes no busca sino la suya.
    Pero responden y hablan a Moisés en los versículos 16-19 y luego del versículo 20 en adelante dando sus explicaciones y promesas. Entonces Moisés se ablandó y les dejó apañarse para salirse con la suya. No tenía que haber hecho esto. Estaba cediendo a la voluntad de ellos. A veces para evitar un mal se causa otro. No queremos una confrontación o conflicto, así que cedemos a los deseos de los que buscan salirse con la suya, y al final la cosa acaba mal.
    Volvamos a Números 13 para considerar lo que pasó en la generación anterior. Moisés permitió al pueblo enviar espías (Dt. 1:22 dice que ellos lo habían pedido) Se había ablandado ante ellos y su sugerencia en lugar de insistir en que se metieran en la tierra, porque para esto habían venido guiados por Dios. Entonces fueron los espías, reconocieron la tierra, y volvieron con un informe negativo (vv. 28-29) – los gigantes, Amalec que les había hecho daño antes, etc. – y entonces en el capítulo 14 el pueblo gritaba y daba voces, llorando y quejándose de Moisés. Se les olvidó todo el milagroso cuidado de Dios en el camino, se volvieron ingratos y desconfiados.
    En Números 14:20-25 Dios contestó con ira y castigo, y los mandó al desierto a morir. En el versículo 34 Dios les mandó un año de castigo por cada día que pasaron espiando la tierra. No quisieron entrar ni recibir lo que Dios les daba. Dios les daba la tierra prometida pasando el Jordán, y había planificado todo para bien, pero ellos iban haciendo las cosas a su manera.
    En Números 26:52-56 Dios manifestó cómo quería repartirles la tierra. Él ya tenía un plan. Pero Rubén, Gad y la media tribu de Manasés querían escoger para sí, a su gusto, en lugar de dejar a Dios escoger. Mucha gente vive así hoy, quiere escoger la vida que le parece, el novio que le parece, y muchas cosas así en lugar de recibir agradecidos lo que Dios escoge. En Números 33:54-55 vemos otra vez lo que Dios quería – repartir la tierra y tenerles adentro para echar a los cananeos, y tanto entonces como ahora, al no hacer las cosas que Dios quiere y como Dios quiere, salen mal y perjudiciales.
    Hoy la gente hace también sus planes sin contar con Dios: los estudios, el trabajo, el noviazgo y matrimonio, y sin la voluntad de Dios proceden a arreglar su vida como les parece. Por esto el matrimonio hoy dura menos que un caramelo en la puerta de un colegio. La sociedad hoy se desintegra delante de nuestros ojos, y en algunos casos las iglesias también, como hemos oído de iglesias que cierran las puertas y dejan de existir, o que siguen existiendo pero de una manera que ya no son iglesias sino más bien teatros o ludotecas. Y todo esto es por no vivir diciendo: “Si el Señor quiere”.
    Las dos tribus y media tenían un ejército grande, como vemos en Números 2. Allí al principio de Números vemos cómo Dios planificaba el orden y el proceder de Su pueblo. Rubén está en los versículos 10 al 13, y su ejército tenía 59.300 hombres. Gad sale en los versículos 14 y 15, y su ejército numeraba 45.650 hombres. En los versículos 20 y 21 está Manasés con sus 32.200 soldados. Sumando los ejércitos de estas tribus  vemos que tenía 138.150 soldados, y prometieron ir delante de sus hermanos y ayudar con la conquista de la tierra. Pero, ¿qué pasó luego? En Josué 4:12-13 leemos que las tribus de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés pasaron adelante, pero eran sólo cuarenta mil hombres armados en total. ¡Menos de la mitad de sus soldados fueron a ayudar! No cumplieron su promesa. Números 30:2 dice que hay que cumplir las promesas, pero no fueron íntegros ni con Dios ni con sus hermanos. Así es la gente que hace lo que quiere y no lo que el Señor quiere. En el Nuevo Testamento Ananías y Safira intentaron dar parte a Dios haciendo ver que era todo, pero por su engaño cayeron muertos. Meditemos en esto.
    Debemos primero hacer lo que el Señor quiere. El hecho de que tienes deseo fuerte de hacer algo no equivale a la voluntad de Dios. Su Palabra debe dirigirnos, no la lógica, las emociones, y otras cosas así. "Dios me guió" - dicen para justificarse, cuando realmente ellos mismo se guiaron. En nuestros tiempos, a veces queremos estar en la iglesia y en el mundo, como Rubén, Gad y Manasés querían estar en Israel y en el otro lado del Jordán. No queremos lo que el Señor quiere, sino estar con el Señor a nuestra manera y en la iglesia a nuestra manera. Muchos se han bautizado pero luego salieron y hacen lo que les da la gana. No quieren lo que Dios da, lo que Dios ordena, lo que Dios reparte, lo que Dios quiere. Ponen sus ojos y afectos e intereses en cosas que están fuera, y arriesgan y arruinan todo por salirse con la suya. Es pura locura pero así es la voluntad de la carne, parece una forma de demencia. Sabían mejor, habían aprendido mejor, habían sido encaminados, pero luego se les metió en la cabeza una idea de gustos propios, y desecharon lo que el Señor quiere para tener lo que ellos quieren. ¡Y lo pagarán caro!
    Las dos tribus y medio, alejadas así, fueron las primeras que se apartaron de Dios y que salieron al cautiverio, conquistadas por Asiria. Lee el triste comentario en 1 Crónicas 5:25-26. Dios quería ver a Su pueblo junto, unido, no dividido y separado unos en un lado y otros en otro lado. En el desierto, desde Sinaí en adelante, Israel estuvo repartido en torno al tabernáculo, todos juntos. Presentaba una vista bonita que ilustra cómo la iglesia debe estar alrededor del Señor, todos cerca del Señor y guiados por Él. Pero más adelante Israel empezaba a mirar con los ojos de la carne, deseando lo que Dios no daba, y de ahí la triste historia de las tribus que pensando en ventajas personales se apartaron del resto del pueblo. Ahí está la historia para que aprendamos de ella, pero ¿quién quiere humillarse hoy y confesar que ha buscado lo que quiere en lugar de lo que el Señor quiere?  Sería mejor confesarlo y arrepentirse hoy, que luego en el juicio cuando sea tarde. Que el Señor nos ayude a hacer una verdadera aplicación de esta gran verdad, y siempre decir: “Si el Señor quiere” acerca de todo aspecto de nuestra vida. No lo que queramos nosotros, sino lo que el Señor quiere. Así debe vivir el pueblo redimido, el pueblo que ya no es suyo sino que ha sido comprado por precio. Empieza cuando nos quebrantamos, abandonamos el amor propio y nuestra propia sabiduría, y decimos al Señor en oración: “No lo que quiero, sino lo que tú”.

Saturday, July 22, 2017

No Seamos Olvidadizos



Texto: Job 8:1-18

En el capítulo 7 Job había orado, pero aquí en el capítulo 8 su amigo Bildad habla y le acusa de tener pecado. Le anima a buscar a Dios de todo corazón – lo que precisamente acaba de hacer en el capítulo anterior. Bildad, como los otros amigos de Job, se equivoca en mucho. Ellos basan sus discursos y consejos en su presuposición de que el mal había alcanzado a Job como castigo por algo malo que él había hecho. Estaban equivocados, como bien Dios les dice al final del libro. Ahora bien, algunos de sus dichos y consejos son correctos y dignos de considerar, aunque NO se aplican a Job por cuanto él había sido fiel a Dios (véase capítulos 1 y 2).
    En los versículos 1-3 Bildad protesta las palabras que Job acaba de decir, y afirma que Dios no torcerá el derecho (v. 3). Entonces, en el versículo 4 Bildad alega que los hijos de Job murieron porque habían pecado, lo cual no solamente es incorrecto sino cruel. Leyendo los primeros dos capítulos del libro sabemos que no fue así, sino que Satanás los mató para atacar a Job. Al diablo le gusta atacar a padres piadosos por medio de sus hijos, para causar sufrimiento y desánimo.
    Lo que dice en los versículos 5-7 es correcto, y buen consejo, pero no aplicable a Job en su situación. Dios atiende la oración de los que le buscan temprano.
    En los versículos 8-9 vemos algo importante que debemos recordar: que tenemos poco tiempo y sabemos poco. “Pues nosotros somos de ayer, y nada sabemos, siendo nuestros días sobre la tierra como sombra”. Por eso debemos aplicar Santiago 1:5 diariamente y pedirle a Dios sabiduría. Cuando decidimos y actuamos sin consultar a Dios y esperar Su respuesta y guía, es muestra de nuestra autonomía e independencia, cosas que a Dios no le agradan. Somos Sus hijos, y todo debemos hacer conforme a Su voluntad.
    En los versículos 10-15 vemos los caminos de todos los que olvidan a Dios (v. 13). El junco necesita lodo, el prado necesita agua, y el ser humano necesita a Dios. Los que dan la espalda a Dios serán castigados. Como las plantas sin agua, es cuestión de tiempo, y van de mal en peor. Es verdad, y ciertamente aplicable a algunos de nuestros hijos que se han criado en el evangelio pero luego se han desviado y andan por caminos que no agradan a Dios. Los que se olvidan de Dios serán castigados, porque sin Él, no pueden ir adelante. Es una advertencia. Y el diablo quiere que la gente olvide a Dios, y a propósito provee mil cosas con las que ocuparse para no tener ni tiempo ni ganas de las cosas de Dios. Pero en este caso, aunque sea verdad, no se aplica a Job y sus hijos como Bildad se supone. En esto se equivoca, porque le falta la información de los primeros dos capítulos del libro.
    Luego en los versículos 16-19 da otro ejemplo, del árbol que crece y echa raíces, pero que luego es desarraigado.
    Los versículos 20-22 contienen verdades importantes, pero Bildad implica nuevamente que los hijos de Job murieron por impiedad. Es verdad que Dios no apoya la mano de los malignos y que la habitación de los impíos perecerá, pero esto no explica lo que le pasó a Job. Los primeros dos capítulos del libro demuestran que no fue por pecado suyo, pues Dios estaba contento con la vida y el carácter de Su siervo. Recordemos que el Salmo 73 expresa la perplejidad del salmista al ver la prosperidad de los malos. Muchas veces prosperan en esta vida, pero lo que les espera al final es ruina y castigo. De modo que, al contrario de lo que dicen los amigos de Job, los justos muchas veces sufren y los malos prosperan, pero al final Dios lo enderezará y pondrá todo en su sitio.
    Pensemos un poco más en las advertencias de Bildad acerca de los que olvidan a Dios. Es un tema que la Biblia toca más veces. El Salmo 9:17 habla de los que se olvidan de  Dios. Primero dice los malos, porque olvidarse de Dios es una maldad. Cuando uno ha sido criado y enseñado en los caminos de Dios, y luego se rebela y rechaza esto para ir por sus caminos, acarrea condenación. Dios desaprueba su comportamiento y le castigará. En contraste, en el siguiente versículo (v. 18), vemos que Dios no olvida al menesteroso. Dios se acuerda de nosotros para bien, y quiere que le recordemos y que hagamos caso de la sana enseñanza y ejemplos piadosos que hemos visto. El Salmo 50:22-23 también da una advertencia y exhortación a los que se olvidan de Dios. “Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, no sea que os despedace, y no haya quien os libre. El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios”. Son palabras fuertes y los que van por su camino a su manera deben parar y hacer caso antes de que venga el castigo porque entonces no habrá remedio. Honra a Dios y ordena tu camino si quieres ver la salvación de Dios. En el Salmo 103:2 el salmista nos instruye: “y no olvides ninguno de sus beneficios”. A continuación cuenta Sus beneficios para que los tengamos en cuenta y manifestemos gratitud.
    Dios provee en Su Palabra para que no le olvidemos ni a Él, ni Sus caminos, ni Sus beneficios. Hermanos, que el Señor nos ayude a no ser olvidadizos, sino a pensar en Dios, recordar agradecidos Sus beneficios, y siempre tenerle en cuenta en todo. Y a los que en alguna manera se han olvidado de Dios y de la instrucción que recibieron en Sus caminos, el mensaje de Dios para vosotros es parar, recordar ya de dónde habéis caído y arrepentíos sin más demora.

Dios No Olvida

Texto: Hebreos 6:10

Es un texto hermoso y consolador que nos recuerda que seremos recompensados por nuestro servicio al Señor y a Su pueblo. En el reino de Dios no se va a olvidar nada hecho para Él. En el mundo se ignora u olvida a veces a los que han hecho bien, pero no será así en el reino de Dios. Dios no es olvidadizo.
    La perseverancia, la tenacidad, la fidelidad, el sacrificio en el servicio, la ayuda a los demás, todo esto tendrá un beneficio futuro porque el Señor no lo olvida. Cuando los discípulos preguntaron al Señor qué tendrían porque habían dejado todo y le habían seguido, Él les aseguró que no iban a salir perdiendo. Muchos piensan que no sirven a Dios porque no predican o no hacen nada público, pero esto no es así. No todos y no muchos tienen estos dones y oportunidades, pero todos hemos recibido del Señor, por medio del Espíritu Santo, un don espiritual para servir de alguna manera (1 Co. 12:7). Todos podemos servir si lo que hacemos cada día lo hacemos para la gloria del Señor (1 Co. 10:31) y si según tengamos oportunidad hagamos bien (Gá. 6:10). En la asamblea, en la familia, en los estudios escolares, en el trabajo, si somos fieles e íntegros esto agrada al Señor. No desestimemos las pequeñas oportunidades para hacer bien. Él usa las cosas pequeñas para hacer Su voluntad. Él dijo que el que es fiel en muy poco lo será en lo más (Lc. 16:10; 19:17). Entonces, donde hemos de empezar siempre es en lo muy poco, lo de cada día, lo que ya tenemos a mano. Empieza en lo muy poco y sé fiel. El Señor promete que si das un vaso de agua a uno de los Suyos, no perderás la recompensa (Mr. 9:41).
    El amor al Señor nos motiva a agradarle siéndole fieles. Los seres humanos podemos ser a veces injustos e ingratos, pero Dios no lo es. Él no es injusto, sino observa y recuerda lo que es hecho en amor hacia Su nombre. Los hombres no siempre ven ni aprecian nuestro servicio, pero el Señor se da cuenta de todo.
     No pensemos en que otros nos hagan bien, porque no se trata de recibir sino de dar. "Más bienaventurado es dar que recibir". El amor debe motivarnos a servir – todos somos siervos – y aquí habla de “trabajo de amor”. Detrás de la labor que agrada a Dios está el amor. Aun asistir a las reuniones y animar a los hermanos es un trabajo de amor. Al Señor le agrada este amor práctico. Cuando no pensemos en el Señor y Su palabra, podemos comenzar a vagar como Israel en el desierto. Los que piensan en Dios y realmente Le aman van a amar y servir también a Su pueblo. Y abriremos nuestra boca en testimonio a favor del Señor, porque si realmente somos creyentes debemos amar a Dios por encima de todas las cosas, y con todo nuestro corazón. El Señor viene antes que cualquier otra relación o amistad.
    Pablo dice en Gálatas 6:10 que debemos hacer bien, no sólo saber el bien o admirar el bien. No somos llamados a buenas intenciones, sino a buenas obras (Ef. 2:10). No la teoría sino la práctica es lo que vale delante de Dios. Dios recuerda y se agrada de lo hecho a Su pueblo; aunque sea pequeño (a nuestros ojos), no perderá su recompensa. Y hablando de hacer bien, recordemos que para estar bien hecho tiene que ser conforme a la Palabra de Dios. Si no es así, no está bien. Tenemos un Dios fiel, justo, bueno y galardonador. Seamos buenos siervos para Su gloria, y un día nos dará la recompensa. Hermanos, no nos cansemos de hacer bien.
 
 

Wednesday, June 14, 2017

LA IMPORTANCIA DE REUNIRSE PARA ORAR



Texto: Mateo 14:34-36
 
Vemos aquí lo importante que es acudir por medio de Señor Jesucristo, y orar directamente a Dios.  Él es quien puede solucionar nuestros problemas. En la oración vamos al Padre y al Señor Jesús para obtener lo que necesitamos. Oramos principalmente al Padre, por el Espíritu, en nombre del Señor. Pero no está prohibido hablar con nuestro Señor y Salvador, ni mucho menos.
     Debemos orar cada día de nuestra vida, porque todos los días necesitamos al Señor. Él es la vid verdadera y nosotros somos los pámpanos. Sin Él no podemos vivir ni tenemos fuerza para nada. Personalmente, cada mañana me levanto temprano y tengo mi tiempo devocional para empezar el día con el Señor. No lo digo para alabarme ni mucho menos, sino para testificar. Leo la Biblia y paso tiempo en oración, intercediendo por mi familia y por los hermanos de esta congregación y por los de muchos otros lugares. Es mi costumbre. Pero no por esto puedo ni debo faltar en las reuniones de la iglesia. Necesito la reunión de oración y todos la necesitamos. 
     Digo esto porque en algunas iglesias se está quitando la reunión de oración. Y en muchísimas asambleas, la reunión de oración es la que peor asistencia tiene. Todos aparecen el domingo por la mañana para comulgarse, pero ¿qué importancia dan a la oración? Todos esos también deben venir para orar. Pero muchos no tienen interés en orar juntos, y esto demuestra cuál es la baja condición espiritual de muchos profesados creyentes en muchas iglesias. En lugar de hincar los hombros en resignación, los ancianos deberían estar muy preocupados delante del Señor para remediar ese defecto fatal.
     Es curioso que en el culto de oración oramos más por algunas personas que ellas oran por sí mismas. Quiero decir, que cada semana intercedemos por ellas y sus problemas y motivos de oración, pero ellas ni siquiera se molestan en venir a orar. Estas personas quieren que oremos por ellas, pero no vienen para orar por los demás. No me refiero a los que no pueden venir, sino a aquellos que podrían pero no lo hacen. Cuando trabajaba en el taller de pintura, después de convertirme les dije que los jueves me marchaba a las 7:00 de la tarde, para ir a la reunión de oración. Trabajara las horas que ellos quisieron el resto de los días. Algunos no pueden hacer esto, pero yo sí, y era el deseo de mi corazón estar con los hermanos y orar. Quería y quiero estar en los cultos porque el Señor Jesús está en ellas, y cuando vamos a reunirnos estamos yendo al lugar donde el Señor está. Dios está en todas partes, es verdad, pero esto no quita que el Señor ha prometido especialmente Su presencia en las reuniones de los creyentes. Es importante ir a Jesús, cada día en nuestra vida personal, y también todas las veces que los santos se reúnen en Su Nombre.
     Así venimos al primer punto de nuestro texto, en los versículos 34 y 35, que apunta que terminada la travesía, vinieron a la tierra de Genesaret, “Cuando le conocieron los hombres de aquel lugar, enviaron noticia por toda aquella tierra alrededor, y trajeron a él todos los enfermos”. Fijémonos en estas palabras: “trajeron a él”. ¿A quién? Al SeñorJesucristo. Todos los enfermos de aquella zona fueron llevados a Él. Tenía que ser una multitud grande y de extraña apariencia, compuesta de todos los enfermos con una variedad de enfermedades y problemas. Era una multitud necesitada, y todos necesitaban al Señor. En nuestro texto, el Señor había llegado a la zona de Genesaret. Estaba cerca, pero todas las personas que querían ayuda tenían que salir de sus casas e ir al Señor. Tenían quereunirse con Él. Él tenía poder para curarles, para sanar como en Marcos 1, el caso del paralítico que fue llevado por cuatro amigos a la presencia del Señor. Los buenos amigos hacen esto, nos llevan o nos animan a ir al Señor. Los malos amigos y los enemigos nos alejan del Señor, o nos dicen que no vayamos a los cultos, y si les echamos cuenta, perdemos la bendición. Muchos pierden bendiciones y ayuda que podían haber recibido porque no están en los cultos con el Señor Jesús. Los que no van al Señor, no reciben el beneficio; se quedan en casa con sus problemas.
     Segundo, dice el versículo 36, “y le rogaban”. Entonces, aquí vemos su ruego. En este caso querían tocar el borde de Su manto, pero lo importante no es el borde del manto, sino el hecho de ir al Señor y rogarle, pedirle lo que necesitaban. El Señor no va a hacer nada en nuestra vida si no oramos. El cristiano que no ora es un cristiano sin poder y sin bendición.
     Ahora bien, rogar no es demandar, sino implorar. Es un acto de humildad y necesidad. Alguien dijo que la mejor oración sale de un corazón que tiene profunda necesidad. La iglesia de Laodicea no oraba mucho porque, como decía: “yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad” (Ap. 3:17). La satisfacción y la comodidad en este mundo son impedimentos a la comunión con el Señor y al crecimiento espiritual. El materialismo y las diversiones matan el espíritu de oración. La gente  cómoda prefiere quedarse en casa, o salir a un centro comercial con sus amigos. Los ricos no suelen orar sino por sus tesoros, para que no los pierdan. 
    Qué triste es cuando algunos asisten a la reunión de oración como cosa aburrida, porque no andan en comunión con Dios, y desprecian la oración.  Como no ven cuál es en realidad su gran pobreza y necesidad espiritual, no tienen muchas ganas de orar. Así es que en los países “afluentes” se quita la reunión de oración o son muy pocos los que asisten, y las iglesias languidecen.
     Pero los de nuestro texto sabían bien que necesitaban ayuda. Asíque, fueron y presentaron sus peticiones a Él, no a los jefes de la sinagoga, no a un consejero profesional, un psicólogo, no a Su madre, no a los apóstoles ni a los ángeles ni a otros, sino directamente al Señor Jesucristo. ¿No sabéis, hermanos, que cuando estamos reunidos como asamblea, podemos en oración tocar el manto del Señor, porque Él está en medio? No pasemos por alto una oportunidad colectiva y nuestra responsabilidad espiritual. Para ser sanados, les era necesario acudir al médico bueno, poderoso y dispuesto a ayudar. Hoy en día lo mismo es verdad, que si queremos la ayuda del Señor, tenemos que tomar la molestia de ir areunirnos donde Él está.
     En tercer lugar, el versículo 36 termina diciendo que “todos los que lo tocaron, quedaron sanos”. Esto nos demuestra el resultado obtenido. En el Antiguo Testamento hay muchos ejemplos de cómo el pueblo clamó al Señor y Él, en respuesta, actuó poderosamente. Muchas veces los Salmos hablan de los hechos maravillosos de Dios. El poder de Dios no se agota. En Lucas 13:10-16 vemos el caso de aquella mujer que andaba encorvada, pero que estuvo aquel día en la reunión en la sinagoga, y el Señor le sanó. El Señor estaba presente y tenía poder para sanar. Pero si ella se hubiera quedado en casa ese día, no habría sido sanada. Recibió el beneficio porque fue a la reunión. Era la costumbre del Señor reunirse con el pueblo de Dios en la sinagoga, y debe ser nuestra costumbre reunirnos también con el pueblo del Señor y con el Señor mismo. 
     Volviendo al texto, al versículo 36, observemos que usa la palabra “todos”. No fue como entre los pentecostales y los carismáticos que mucho hablan de sanidades pero no tienen poder como el Señor, ni el poder del Señor. Cuando fue Cristo a la tierra de Genesaret, todos los enfermos fueron llevados a Él. Se vaciaron las casas, las aldeas y los pueblos, sin quedar enfermo en ellos. Todos los enfermos de aquella zona fueron llevados al Señor, y todos los que lo tocaron quedaron sanos. No la mitad. No los que “tenían fe” como oímos decir, sino “todos”. Esta sí fue una reunión de sanidades, y con este poder el Señor manifestó Sus credenciales como el Mesías de Israel.
     Pero daos cuenta de esto, que los que no fueron y no lo tocaron, no fueron ayudados. El Señor Jesús no fue a sus casas; ellos tenían que acudira Él. El acto de acudir es en sí misma una expresión de necesidad y de la importancia que damos al culto y a la presencia del Señor. Hoy en día hay muchos que dicen cosas como: “¡Vaya! El Señor no te va a castigar por no ir al culto. Dios es bueno. ¿Para qué tantas reuniones?” “Quédate en casa conmigo”, “descansa un poco” o “vente a pasar el día en el campo con nosotros”. Y desgraciadamente algunos hacen caso a estos malos consejeros. Hermanos, no escuchemos las voces que quieren apartarnos de las reuniones con el Señor y Su pueblo, porque el diablo es quien les manipula para que hablen así. David dijo: “Yo me alegré con los que me decían, a la casa de Jehová iremos” (Sal. 122:1). ¡Hablemos como estos que anunciaron su intención de ir a la reunión, y también respondamos como David!
     Acudamos a las reuniones para estar en la presencia del Señor, y enla reunión de oración busquemos de Él la ayuda espiritual que tanto necesitamos. Que el Señor nos avive y seamos sanados de la indolencia, la pereza y la apatía espiritual, de poca fe y todavía menos buenas obras. Si acudimos y clamamos a Él, Él es poderoso para actuar. ¿Quién sabe si en este próximo culto de oración el Señor nos contestará? Pero, ¿dónde estarás tú cuando los santos se reúnen para orar?
Lucas Batalla

SAMUEL E HIJOS

Texto: 1 Samuel 8:1-7

Nuestro texto relata la historia impresionante de Samuel, un hombre de Dios que sin duda sirvió bien, pero que tomó una mala decisión acerca de sus hijos. No habían seguido su ejemplo, no necesariamente por culpa suya, pues la historia está llena de casos de hijos malos de padres buenos, e hijos buenos de padres malos. No hay porqué automáticamente culpar a los padres, aunque hoy día está de moda. Samuel había seguido y servido a Dios de manera que pocos otros en la historia. Pero sus hijos no imitaron su fe.
    La decisión mala que tomó Samuel era que pese a la condición espiritual de sus hijos, él les puso de jueces. No podía decir que no sabía. Seguramente quería que sus hijos sirviesen al Señor, pero la realidad fue otra. Es malo delegar cosas espirituales a personas no consagradas. Pueden venir de cierta familia de renombre, o tener estudios y títulos, pero no son ésas las cosas que hacen a las personas aptas para servir a Dios. Sus hijos no tenían carrera espiritual. Cuando personas así ocupen puestos de liderazgo y responsabilidad en el pueblo de Dios, es para mal, no para bien. Samuel había sido recto y piadoso, “pero no anduvieron los hijos por los caminos de su padre, antes se volvieron tras la avaricia, dejándose sobornar y pervirtiendo el derecho” (v. 3). La espiritualidad no es una herencia, sino una decisión personal.
    Todavía es verdad hoy, que cuando los que son así lleguen al liderazgo de la congregación, es día malo y triste. Tal vez se portan más o menos durante la vida de los verdaderos siervos de Dios, pero cuando ellos no estén, los nuevos “líderes” encaminan malamente al pueblo, porque no son guiados por el Espíritu de Dios, sino por su propio corazón. Entonces, el pueblo empieza a escuchar voces que no son de Dios. Por ejemplo, como solemos ver en estas fechas, vienen diciendo que está bien celebrar la navidad, reyes u otras fiestas católicas. Enseñan mal porque no tienen base bíblica sino sólo parentezco o amistad con uno que era hombre de Dios. Celebran “el cumple de Jesús”, dícen, en un día que no es su fecha, y además, Dios ni siquiera nos manda hacerlo. Y ponen el árbol que no es más que un símbolo pagano y como un talisman, por muchas luces que pongan. Como los hijos de Samuel, no son como los varones de Dios antes de ellos.
    Y el pueblo habló con Samuel poniendo queja: “tus hijos no andan en tus caminos” (v. 5). ¡Qué triste es cuando nuestros hijos no anden en nuestros caminos. Era la situación de Samuel. Juan dice que no hay mayor gozo que ver a sus hijos caminando en la fe (3 Jn. 4). Ahí habla de hijos espirituales, es decir, personas que han creído cuando él predicaba el evangelio, o personas que él había enseñado y discipulado, como Pablo habla de Timoteo (1 Ti. 1:2) y de Tito (Tit. 1:4). Proverbios contiene consejos de un padre creyente a sus hijos. Los hijos de creyentes deberían seguir la fe de sus padres, no por tradición sino por convicción.  Y los creyentes que reciben de hombres de Dios instrucción, deben mantenerse fieles: “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido” (2 Ti. 3:14). Pero cuando no es así en la familia o en la iglesia, hay que poner una linea divisoria.
    Los hijos de Samuel pervirtieron el derecho (v. 3), y perdieron el respeto y la confianza del pueblo de Dios. Pero la solución que quiso el pueblo no era buena: “un rey que nos juzgue” (v. 5). ¿A caso Dios no les juzgaba bien? Querían ser como los del mundo. ¡Qué barbaridad – ser como las naciones! El pueblo huía de un mal y se metía en otro. En lugar de mantenerse separados y confiar en Dios, querían ser como las naciones paganas alrededor suyo. Su lógica probablemente era que a ellas les va bien y están mas seguras y mejor organizadas o estructuradas. Pero eso era la sabiduría humana, no la guía de Dios. Hoy hay asambleas que quieren tener a un pastor asalariado, o un “obrero a tiempo completo”, para guiarles. Les parece mejor ser como las demás iglesias, las denominaciones. 
    A veces damos pasos sin hablar con Dios. Quizás Samuel había hecho esto cuando nombró a sus hijos como jueces. Pero parece que recapacitó, y frente a la petición del pueblo Samuel oró (v. 6).
    En los versículos 7-9 Dios responde e identifica el problema, el cual es que el pueblo había rechazado a Dios. Creían en Él, pero no querían hacer lo que Él decía (véase Lc. 6:46). Es largo el historial de la nación de Israel (v. 8), “dejándome a mí”. Querían a un gúia ciego y pensaban que así les iría bien.
    La historia se repite, porque 2 Timoteo 4:3-4 predice el tiempo cuando en las iglesias, los profesados creyentes no soportarán la sana doctrina. Querrán oír algo, pero no lo que Dios dice, así que amontonarán para sí maestros que prediquen a gusto de ellos. De la verdad se irán a las fábulas, y del gobierno de Dios al gobierno de la carne.
    En los versículos 10-18 Samuel dirigido por Dios protesta ante el pueblo y declara cómo será si ponen a un hombre por rey en lugar de Dios. Advierte: “Y clamaréis aquel día a causa de vuestro rey que os habréis elegido, mas Jehová no os responderá en aquel día” (v. 18).
    Pero los versículos 19-20 informan que “el pueblo no quiso oír la voz de Samuel”. El problema no estaba en la comprensión. Entendían bien lo que él había dicho. El problema estaba en la voluntad de ellos: “no quiso oír”. Ya habían decidido entre ellos lo que querían, y no iban a aceptar otra respuesta. No querían oír, porque no querían cambiar. Así fue luego durante los días de Jeremías, cuando Dios llamó al pueblo a parar, escuchar Su voz y buscar el buen camino, pero la respuesta fue: “no” (Jer. 6:16-17). Considera la lógica equivocada del pueblo ante Samuel. “Nosotros seremos también como todas las naciones”. ¡Qué deseo más pobre e indigno del pueblo de Dios – ser como las naciones que Dios no escogió, y que Dios había echado de ahí para darles la tierra. ¿Para qué quisiera uno ser como los del mundo perdido? ¡Es un afán loco! Y en la asamblea, ¿qué sentido tiene cuando quieren ser como los demás? “En la iglesia tal hacen esto y les va bien”, dicen, para que lo copiemos. Pero debemos hacer lo que Dios manda, no lo que se les ha ocurrido a otros. ¿Les va bien? Tal vez ahora sí, pero no en el Tribunal de Cristo. Hay que recordar esto. También dijeron a Samuel: “Saldrá delante de nosotros, y hará nuestras guerras”. Pero ¿quién estaba en la linea de combate? ¡El pueblo, no el rey!
    En los versículos 21-22 Dios dejó al pueblo llevar a cabo su deseo, pero tengamos una cosa muy clara, hermanos, eso era un juicio, no una bendición. Cuando Dios nos deje salirnos con la nuestra, es un juicio. Somos enseñados a orar: “hágase tu voluntad”, porque la de Dios es “buena... agradable y perfecta” (Ro. 12:2). El problema viene cuando nos persuade nuestra lógica, no la Palabra de Dios, o nuestros deseos, no la voluntad de Dios.
    Así que el pueblo no quiso a los hijos impíos de Samuel, pero se fue de un error a otro, y quiso poner a un hombre imperfecto antes que al Dios santo. Mejor siempre es esperar en Dios y dejarle a Él guiar y proveer, que manipular las cosas y poner soluciones como nos parece. Dios no se equivoca, pero nosotros sí. Por eso, rechacemos nuestra lógica y confiemos siempre en el Señor y Su Palabra. ¡El sabe mejor!

Saturday, June 3, 2017

CRISTO NOS DEJÓ EJEMPLO

Texto: 1 Pedro 2:21
           
Quiero llamar vuestra atención al propósito que el apóstol Pedro elucida: “dejándonos ejemplo para que sigáis sus pisadas”. La gente alrededor nuestro no vive como nosotros ni piensa como nosotros. Tiene ideas confusas y una mente torcida por el pecado y entenebrecida por el príncipe de este mundo. Algunos son religiosos y a la vez supersticiosos. No quieren romper una foto, etc. Otros blasfeman y piensan mal. En fin, no son como nosotros. Nuestra vida es un testimonio a ellos si seguimos la voluntad de Dios. Las palabras: “para esto fuisteis llamados” indican la vida de seguirle a Cristo. Por supuesto que se trata de los verdaderos creyentes, porque sólo para ellos es Cristo ejemplo. Él no vino para ponerle ejemplo de amor al mundo, ni cosas así que la gente comunmente dice. Vino para morir en la cruz por nuestros pecados y proveer redención. Pero los que hemos creído en Él, y somos Suyos, debemos seguirle, pues es para nosotros Su ejemplo. Tenemos que serle fieles en toda área de nuestra vida. Por ejemplo, en el trabajo: honestos (vv. 17-20). Seguir las pisadas del Cristo es no pecar, no engañar con la boca, no responder con maldicion, no amenazar.
    A Ghandi siempre le gustaba leer acerca de Cristo. Pero vio muchas contradicciones en las iglesias cristianas que observaba. Le preguntaron si era cristiano y respondio que todavía no. Dijo que se haría cristiano cuando encontrara a alguien siguiendo a Cristo y no sólo hablando de Él. A veces atrae más el testimonio de la vida al principio, porque es lo que los demás ven. Entonces cabe preguntar: ¿Qué tipo de personas nos ha hecho el cristianismo? ¿Qué comunicamos acerca de Cristo con nuestras actitudes, conversaciones y hechos? ¿Qué observan los demás en nuestro comportamiento; es buena “publicidad” para Jesucristo?
    En Jerusalén, Antioquía, Berea, Tesalónica, Éfeso y otros lugares los demás vieron el buen testimonio de los creyentes. En nuestro texto, Pedro toca una cosa que los cristianos tienen que hacer – es no ser vengativos cuando suframos. La venganza pertenece a Dios. Dejémosla en manos de Dios, en oración, y pidamos fuerza para seguir adelante sin estar amargados, resentidos ni enojados. Pedro dice que Jesucristo nos dejó ejemplo para seguir en esto. En el principio del libro de Hechos, la gente se dio cuenta de la predicación y de las vidas de los apóstoles, y se dio cuenta que habían estado con Jesús (Hch. 4:13). Llevaban Su imagen, en la conducta ante los malos tratos, se les notaba la influencia de Cristo.
    El Señor dijo: “me seréis testigos...” y esto incluye las palabras y los hechos, porque debemos testificar de ambas maneras y que nuestros hechos no anulen ni contradigan nuestras palabras. Le representamos como embajadores. Entonces siempre es importante nuestra conducta.
    Pero hoy en día carecen de este ejemplo de conducta santa muchos de los que se llaman creyentes. Se portan, hablan y actúan como los del mundo y a veces peores. No son sensibles a Dios y a Su Palabra. Se juntan con los desobedientes y burladores, y tienen buena amistad – no persecución – de los que viven de espaldas a Dios. No oran. No testifican. No practican la devoción a Cristo. No son honestos e íntegros en su trabajo. Sus amores son de las cosas del mundo, y tendríamos que decirles lo que el Señor dijo a Sus medio hermanos: “No puede el mundo  aborreceros a vosotros” (Jn. 7:7). Ese es un cristianismo fracasado y falso.
    El Señor quiere que le sigamos, y si lo hacemos el mundo que le aborrece a Él nos aborrecerá a nosotros. Pero no hay que desmayarse por eso, ni amagarse ni enojarse. Hay que serle fieles no sólo en lo que creemos sino también en los hechos, porque es el significado de las palabras “para que sigáis sus pisadas”. Hay que soportar la reacción injusta del mundo, encomendar nuestra causa al que juzga justamente (v. 23), y seguir adelante. “Para esto fuisteis llamados”.
    ¡Qué bonito conocer a alguien que padeció por nosotros! No lo hizo de mal humor, enojado ni quejándose, sino que humildemente fue obediente hasta la muerte y muerte de cruz, para redimir nuestras almas. El Justo sufrió por los injustos, para llevarnos a Dios. El Calvario era un lugar de condena y crucifixión, donde Él fue, inocente y dócil, a sufrir por nosotros. Sigamos Su ejemplo de devoción fiel a la voluntad de Dios y no nos dejemos trastornar por las consecuencias en el mundo. Un día Él que juzga justamente lo enderezará todo, así que confiemos y esperemos en Él.