Monday, July 7, 2014

El Cordón de Azul


Texto: Números 15:37-41


   Muchas veces al hablar de cosas como doctrinas y prácticas de otras personas, surge la coletilla: “no juzgues”, pero el Señor nos manda a juzgar con justo juicio, a discernir entre el bien y el mal, y hacer las cosas bien. Cuando aquel hombre recogió leña en el día de reposo, en los versículos 32 al 36 de este mismo capítulo, cometió infracción. Se supone que antes la había cortado, y eso y recogerla era trabajo. Lo pusieron en detención hasta que consultaran al Señor para no hacer las cosas a la ligera. El Señor dijo que había que sacarlo y apedrearlo (v. 35), y así lo hicieron (v. 36). Hay que hacer las cosas bien, y bien no es como siento o como me parece, sino como Dios dice, por lo que hay que conocer y recordar Su Palabra y no dirigirnos por los sentimientos ni por sugerencias u opiniones de otros.
Al hablar de otros creyentes e iglesias, hay que tener respeto, pero también hay que discernir si algo está bien o no. Todos necesitamos la misericordia de Dios. Pero hoy en cuanto a las iglesias, la gente hace lo que siente en lugar de lo que Dios dice. En cuanto a qué creemos y cómo nos congregamos hay que seguir lo que Dios dice, y nos ha dado instrucciones amplias y específicas. No hay lugar para improvisar o variar cuando Dios ha hablado sobre un asunto. No los gustos ni la moda ni lo que más nos parece, sino lo que Dios dice, y hacer esto es hacer bien. Se cree que se puede ir a cualquier iglesia de cualquier manera, que lo importante es estar cómodo, que es cuestión de gustos, etc. Pero no es así, y sí, hay que juzgar este comportamiento con justo juicio, conforme a la Palabra. Por ejemplo, 1 Corintios 14:34 dice: “vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar”. Es doctrina apostólica, y un mandamiento del Señor. Congregadas – calladas. No les es permitido hablar (no dice cantar con los demás, sino hablar). Pero la iglesia que practica esto, que se prepare para ser pequeña.
Después de la muerte de aquel que recogía leña, Dios mandó a Israel a poner un cordón de azul en la franja de sus vestidos, para recordar los mandamientos de Jehová. Y les advirtió a no mirar en pos de su corazón ni sus ojos, porque eso es prostituirse, lo cual ya estaban haciendo. Tenían que recordar (Nm. 15:40) y hacer lo que manda Dios; para ser santo es necesario obedecer, y tanto entonces como ahora es una parte muy importante de nuestro testimonio.
La gente nos mira y observa nuestra conducta. Cada domingo en la cena del Señor, con los símbolos delante, anunciamos la muerte del Señor y Su venida. ¿Hay algo más importante? El Señor nos dio los símbolos para la cena: el pan y la copa, no panecillos y copitas. A las mujeres creyentes les ha dado el velo como símbolo de autoridad divina. ¿Podemos desvirtuar la mesa y cambiar o quitar los símbolos que Él nos dio para que la gente quede más a gusto? No. Y los que lo hacen se prostituyen espiritualmente. 
Dios mandó la franja azul, y no había que quitarla, pues dijo: “por sus generaciones” (v. 38). No es cosa de viejos, ni de antaño, ni de cultura. Es un mandamiento perdurable. Todo judío tenía que ponerlo, como un símbolo, de acuerdo al mandato divino. No dijo: “si os parece” o “si no es pedir demasiado” ni nada así. El mandamiento era para su propio bien, y “por sus generaciones”. Ante esa instrucción no se podía apelar a la excusa que hasta el día de hoy oímos usar: “es que los tiempos han cambiado”. 
Y nosotros tenemos que recordar también a quién pertenecemos. No tenemos un cordón de azul entretejido en nuestra ropa, pero tenemos la Biblia entera, cosa que ellos no, para recordar siempre lo que Dios nos ha dicho. Nuestra forma de ser, vivir, hablar – todo debe marcarnos como creyentes. Nuestra “franja  con cordón de azul” no se quita, ni con tiempo. Toda la vida había que llevarla, de generación en generación. Las palabras: “para que os acordéis, y hagáis...” indican la voluntad de Dios. Israel tenía que recordarla y hacerla, y nosotros tenemos que recordar y guardar el orden, los símbolos y distintivos que el Señor nos ha mandado. Tanto entonces como ahora, el olvido y el descuido en las cosas de Dios nos caracteriza.
La franja azul le recordaba su posición privilegiada, que pertenecía a Dios, no a sí mismo. Y nosotros, ¿a quién pertenecemos? ¡Al mismo Dios! Él nos ha redimido y nos ha hecho miembros de la familia de Dios. Al judío la franja azul le recordaba que debía gratitud y obediencia a su Dios y Redentor que le sacó de Egipto. Él los había redimido y hecho una nación. Cuando recordaban y guardaban Sus mandamientos, esto le agradaba y glorificaba.
Por eso, hermanos míos, recordemos siempre que hemos sido comprados por precio, no con oro y plata, sino con la sangre preciosa de Cristo. Nada de la salvación y el perdón puede ser comprado ni ganado por mérito. Todo lo debemos al Señor. Esta redención nos compromete igual como la de Israel. Quiero recordar “las sendas antiguas” (Jer. 6:16) que en nuestro caso incluye la doctrina apostólica. Nada de doctrinas y prácticas modernas, de novedades, de anular lo viejo e inventar algo nuevo. Me quedo con lo que Dios nos dio, con lo que el Señor indicó en Su Palabra, y estoy satisfecho con esto. No quiero nada más. ¡Ojalá que cada uno de nosotros puede decir lo mismo!

“No traspases los linderos antiguos que pusieron tus padres” (Pr. 22:28) nos recuerda lo importante que es respetar lo que Dios ha establecido de generación en generación. El paso de tiempo y los cambios en la sociedad no deben afectar la herencia espirtual y doctrinal.
Es triste ver a hermanos que cambian lo que Dios ha enseñado en Su Palabra, para ir a un lugar y congregarse con los que hacen otra cosa, que no guardan ni respetan las sendas antiguas. Miran en pos de su corazón y sus ojos, y se prostituyen en lugar de guardar fielmente los mandamientos del Señor para los creyentes. Miran a lo contemporáneo, lo popular, lo que agrada los ojos, y no se acuerdan de la Palabra de Dios. Hacen lo cómodo, lo que quieren ciertas personas en sus familias, o sus amigos. Hay una palabra en Colosenses 1:10 que conviene recordar. Pablo oraba así por los colosenses: “para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo”. No tenemos que agradar al mundo, a los carnales, ni a nosotros mismos, sino a Dios. Crecer en conocimiento de Dios es un salvoconducto en la vida cristiana. Que el Señor nos ayude a conocer, recordar y guardar su Palabra, para Su honor y gloria. Amén.

de un estudio dado por Lucas Batalla el 26 de junio, 2014


Tuesday, June 24, 2014

LAS NORMAS DE ENTRADA EN EL REINO


 Texto: 1 Corintios 6:9-11

 
A la luz de lo que leemos aquí, qué contradicción vemos en todo lo que el mundo enseña y practica, incluso lo que permiten en las iglesias – la católica romana y también algunas evangélicas. El otro día el Papa dijo que dejemos en paz a los afeminados, que ya vale de meterse con ellos. ¿En qué texto bíblico se puede basar para hablar como si no fuera pecado lo que ellos hacen? Ninguno. No es cuestión de si nos guste o no, de si tenemos prejuicios o intolerancia o no, sino sólo de qué dice Dios. Y como el Papa presume de ser el vicario de Cristo, debería hablar de acuerdo a la Palabra de Dios, cosa que no hace. Dime de que presumes y te diré de qué careces.
    En la Biblia no vemos estos consejos. Dios no acepta todo, y más vale que nos hagamos con la idea de que es así, porque Dios no va a cambiar, y Su voluntad al final prevalecerá. En Su reino no entran los injustos. Dios no va a modificar y aceptar a ciertas personas, las que practican el pecado – esas no tienen “derechos” – el término tan popular hoy en día. Esto que digo no es dogmatismo ni prepotencia, sino simplemente la llana verdad. Dios lo ha declarado y ya está. A algunos les gustará más, y a otros menos, pero es así.
    No entrarán los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores. Tales personas no heredarán el reino de Dios, no porque lo digamos nosotros, sino porque lo dice Dios, y es Suyo el reino.
    Ahora bien, en Corinto, ciudad sumamente inmoral, había personas que habían sido malas, habían vivido vidas de pecado, pero ya no eran así, porque habían sido lavados, como el versículo 11 declara. Estas tres palabras en este versículo: “lavados”, “santificados” y “justificados” describen lo que Dios ha hecho en cada verdadero creyente.
    Primero, nos ha lavado. En Tito 3:5 leemos del lavamiento de regeneración. Hay un cambio en nuestra vida, una gran limpieza. Se ha efectuado una transformación en nosotros. Los que siguen sucios no son creyentes. Apocalipsis 1:5 declara que Cristo en amor nos lavó de nuestros pecados. Hebreos 1:3 dice que efectuó la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo (véase 2 P. 1:9). Entonces, el pecado ya no caracteriza nuestra vida. Dios nos ha hecho algo parecido a un reciclaje, aunque mucho mejor. Piensa en esas botellas y otros artículos de plástico que van al reciclaje, y todo esto lo funde y limpia, y salen cosas limpias y nuevas. Pues en un sentido Dios ha hecho esto con nosotros. Nos ha limpiado y nos ha dado una vida nueva, no la misma vida sucia de antes. El creyente ha sido lavado, y le gusta la limpieza.
    Segundo, nos ha santificado. Ahora bien, la santificación tiene tres pasos o fases: la santificación posicional que Dios nos concede el momento que creemos en el Señor. Después viene la santificación práctica que es lo que nos toca – el poner por obra y guardar la santidad que Dios nos da. Al final vendrá la santificación perfecta, cuando lleguemos a la gloria y transformados no tendremos más antigua naturaleza ni cuerpo de pecado. ¡Amén!
    Pero por lo pronto, Dios nos ha santificado – eso es – a todo creyente. El Papa ha declarado santos a dos otros Papas muertos, pero eso no es lo que Dios hace. Dios declara santo a todo creyente en el momento que nace de nuevo. “Ya habéis sido santificados” es la palabra divina. Dios dice, en efecto: “eres un santo”, es tu posición como creyente en Cristo y miembro de la familia de Dios. En 1 Corintios 1:2 llama a los creyentes en Corinto “los santificados en Cristo Jesús”, porque es la posición que Dios otorga a todo creyente en el Señor Jesucristo. Pero en el mismo versículo dice: “llamados a ser santos”.  Dios también nos llama a practicar la santidad. Por eso dice: “sed santos” (1 P. 1:15-16), porque se refiere a la práctica de la santificación que nos ha dado. Hay que ser santos en lo que hacemos, en cómo vivimos cada día. En Juan 17:17 el Señor pide en oración: “santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad”. Pero queda por delante la santificación perfecta y final, porque en esta vida todavía tenemos una naturaleza pecaminosa que aunque no domina el creyente, hace sentir su presencia. Al ir al cielo seremos transformados, recibiremos un cuerpo glorificado, y no tendremos más naturaleza pecaminosa. Esa será la santidad perfecta. Entonces, Dios obra así, en el pasado, en el presente y en el futuro, para santificarnos. “Esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación” (1 Ts. 4:3-4). Dios dirige a los que quieren ser dirigidos por Él, a los que se dejan. Los demás gobiernan su propia vida a su parecer y luego sufrirán las consecuencias. Sin fe es imposible agradar a Dios. Y la fe es creer a Dios, aceptar Su Palabra, Su voluntad, y no tratar de imponer la nuestra. Hemos sido llamados a la santificación, no a la inmundicia (1 Ts. 4:7). A la luz de estas grandes verdades, ¿qué hemos de pensar de mucha gente que profesa ser “cristiano evangélico”, incluso en nuestras asambleas, pero que vive en inmundicia y continua en practicas y actitudes y prioridades que no agradan a Dios, sino que más bien son del mundo? Dios lava a los creyentes, y los santifica. Si dicen que creen pero viven vidas mundanas e inmundas, creamos lo que dicen sus hechos, no lo que dicen sus labios (Tit. 1:16). “El mismo Dios de paz os santifique por completo...” dice 1 Tesalonicenses 5:23. Esto no lo hace el Papa ni ninguna iglesia, sino Dios. Es el plan que Él tiene. ¿Quieres ser santificado por completo, o sólo un poco? ¿Aceptas toda la voluntad de Dios para tu vida, tu persona, tu carácter, todo, o quieres mezclar la tuya con la Suya? Dios dice: “por completo”. No le retengamos nada.
    Tercero, nos ha justificado. La gran verdad de la justificación por la fe marca la diferencia entre el verdadero evangelio y todos los sucedáneos. Absolutamente nadie se justifica por obras (Ef. 2:9; Tit. 3:5). Romanos 3:20 declara que “por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él”. Cuando Dios nos justifica, esto quiere decir que nos legaliza, que nos declara justos. Lo hace gratuitamente, no por méritos ni esfuerzos nuestros. No por sacramentos, ni por ceremonias, ni por el bautismo, ni oraciones especiales, ni asistencia fiel a los cultos, ni penitencia, ni obras de caridad ni servicio para la iglesia, ni nada semejante. “Al que no obra, sino cree...” dice Romanos 4:5. El siguiente versículo habla de la dicha de aquel a quien “Dios atribuye justicia sin obras”. Ahora bien, el creyente, el que ha sido justificado gratuitamente, desea obrar para agradar al Señor que le ha salvado, y le sirve por amor y en gratitud, pero no con eso gana nada. No está pagando nada, sino que está actuando con la nueva naturaleza que recibió de Dios.
    Pues éstas son las personas que entrarán en el reino de Dios, porque son nacidas de nuevo en la familia de Dios. Los demás se quedarán fuera con sus religiones, falsas profesiones, filosofías y pecados, y gracias a Dios que no contaminarán el reino de Dios. En la iglesia, la excomunión sirve para quitar de en medio de los santos a los que profesan creer pero practican el pecado (1 Co. 5:13): “con el tal ni aun comáis” (v. 11).      
      Hermanos, los creyentes tenemos una posición invulnerable en Cristo. Dios nos ha lavado, santificado y justificado. Y toda persona que goza de estas tres grandes obras de Dios está en Su familia, está en buen camino, y el Señor quiere seguir obrando en su vida hasta que llegue un día al cielo donde por fin será perfecto. Hasta entonces, que el Señor nos ayude a seguir en el camino de los lavados, a guardarnos sin mancha, a purificarnos y vivir cada vez más santos, para que Él tenga contentamiento de nosotros. Que así sea por Su gracia. Amén.
de un estudio dado por Lucas Batalla el 12 de junio, 2014

Friday, May 30, 2014

LA OBEDIENCIA DE LA FE

Texto: Hebreos 11:17-22

     La fe es importante no sólo en la salvación sino también en la vida del creyente. Esto debe ser obvio por el espacio dedicado al tema de la fe en Hebreos 11. Abraham es un buen ejemplo puesto delante de nosotros, y muy bien se le llama padre de la fe. Él pasó por varias situaciones difíciles en su vida y fue probado, pero salió aprobado. Además de admirarle, debemos aprender de su ejemplo y seguirlo.
    El versículo 17 habla de una de las pruebas, cuando Dios le mandó ofrecer a Isaac, su hijo único. Dios también nos probará para ver si vamos a confiar y obedecer. En las pruebas, mis hermanos, manifestamos nuestra disposición. Hoy muchos llamados creyentes se comprometen a medias con el Señor. Queremos ser salvos, y bendecidos, pero no queremos obedecer, sacrificar y seguir. Le regateamos a Dios todo lo que podemos. Pero no fue así con él que aquí es presentado como ejemplo de la fe. El cristianismo hoy está en una condición débil y superficial. Muchos dicen que creen, pero es más un asentimiento intelectual que una confianza inquebrantable. La única manera que muchos siguen es si se les consiente una vida no como la que la Biblia manda. Una fe superficial, falsa, fingida, no aguanta las pruebas. Muchos son los que han sido bautizados, tienen la Biblia, pero viven de cualquier manera menos por la fe. Sus vidas no se parecen en nada las vidas de fe que la Biblia nos enseña. Es un nuevo cristianismo “light” (liviano) que no es digno de ser llamado cristianismo.
    Pero volviendo a nuestro texto y esta prueba de la fe de Abraham, Dios le había traído en el camino de fe ya por años, enseñándole, y Abraham iba aprendiendo y creciendo en la fe. Dios le había prometido una prole impresionante, una multitud de descendientes, pero todo tenía que venir por su hijo Isaac. Dios llama a Isaac el único hijo de Abraham (Gn. 22:2), aunque Ismael había nacido antes, pero no contaba como hijo de fe, pues era hijo de la carne y la impaciencia. En cambio, la promesa de multitud de descendientes debía cumplirse en Isaac, y es precisamente allí que Dios tocó y probó a Abraham, pidiendo el sacrificio de Isaac. Pero lo que Dios pide no es injusto. Él sabe lo que dice. Génesis 22:1 dice: “Después de estas cosas”, lo cual indica que ya habían pasado otras cosas y lecciones, pero Dios seguía enseñando a Abraham, porque la escuela de la fe dura toda nuestra vida. Así que, leemos a continuación: “probó Dios a Abraham”. Es una prueba con buen propósito. Le llamó y Abraham respondió: “heme aquí”, que es como decir: “¿qué quieres que haga?” Esto es algo que quizás muchos cristianos hoy en día no le han preguntado, ni desean hacerlo. 2 Corintios 13:5 dice: “probaos a vosotros mismos, si estáis en la fe”. Es una prueba buena y necesaria, porque algunos profesan conocer a Dios pero no son del Señor.
    Leyendo Génesis 22:2, vemos que básicamente Dios le pidió todo, y por cierto lo mejor y más precioso. Todo su futuro y las bendiciones prometidas estaban en Isaac. ¿Quién puede decir que ha entregado todo a Dios? ¡Pocos! La fe nos conduce a sacrificar y confiar a Dios lo que cuesta. Y el Señor le dio instrucciones específicas acerca de cómo hacerlo. Le hizo permanecer atento y dependiente de Dios, al decirle: “que yo te diré”. Hay que hacer las cosas que Dios dice, si queremos vivir por la fe. Pero hoy muchos no quieren seguir las instrucciones divinas, sino hacer las cosas como les parece. Hay un lugar divinamente designado para reunirnos y adorar, pero algunos no quieren ir al culto porque dicen que está lejos. Abraham tuvo que viajar tres días para llegar al lugar que Dios le dijo. El problema está en su corazón, no en la distancia.
     En el versículo 3 vemos la reacción de Abraham a las instrucciones divinas, y en ella hay mucho que observar y aprender. “Se levantó muy de mañana”. Madrugó, porque la obediencia debe hacerse pronto. Observa que no consultó a Sara para ver su opinión ni tener su aprobación o permiso. No por falta de cortesía o consideración, sino porque Dios ya había hablado. No cabía duda lo que había que hacer porque Dios le había mandado. Su espoa no podía cambiar esto, así que en este caso, él de obedecer a Dios, los demás no tienen voz ni voto. ¿Cómo se pondría una madre evangélica hoy en día si el padre quisiera hacer algo con su hijo en obediencia a Dios sin consultarle a ella primero, sin su permiso? Pero hermanos, Abraham obedecía a Dios, no a Sara. La guía vino de Dios, no de Sara. Ella se sometía a su marido, pero hoy en día no hay muchas mujeres que desean hacer esto, ni entre creyentes. Siempre quieren ser consultadas, quieren expresar su opinión, quieren dar su consejo y en algunos casos su opinión, pero en la vida de fe las cosas no son así. Abraham madrugó para preparar todo, y se fue con todo provisto y preparado. Hechos los preparativos, no tardaba, sino que se fue al lugar que Dios le dijo, no a un lugar que le parecía. Es la obediencia de la fe, y es un ejemplo hermoso.
    En los versículos 4 y 5 vemos la esperanza de la fe, expresada en las palabras de Abraham a sus siervos. Cuando veía el lugar que Dios le dijo, dejó a los siervos, prometiendo volver con estas palabras: “...Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros”. Iba a sacrificar a su hijo, pero no dijo: “volveré”, sino “volveremos”. Sólo podía hablar así porque confiaba en Dios, y sabía que Dios había prometido bendición por medio de Isaac, así que de alguna manera tendría que volver. Esto es lo que Hebreos 11:19 comenta acerca de los pensamientos de Abraham.
    El versículo 6 nos muestra la obra de la fe, y es bueno notar nuevamente que la fe produce obras, porque si no, está muerta. Abraham tomó la leña y la puso sobre Isaac. Tomó el fuego y el cuchillo en sus propias manos, y fueron ambos juntos, padre e hijo, el padre confiando en Dios, y el hijo confiando en su padre y acompañándole sin saber lo que le esperaba. Por la fe caminaban hacia el lugar del sacrificio y llegaron. No faltaron. Cuando nos comprometemos con el Señor y con una iglesia local, debemos estar allí y no faltar. La obra de Dios no puede funcionar como debe con personas que una vez sí, otra no. Hay que prepararse e ir al lugar que Dios indica, porque es allí que adoraremos delante del Señor.
    En los versículos 7 y 8, Isaac pregunta por el cordero. Era un joven inteligente y observador. Sabía lo que hacía falta porque seguramente lo había visto muchas veces y su padre le había enseñado. ¿Qué sentía Abraham al escuchar la pregunta de su hijo, y cómo respondería? He aquí la respuesta de fe: “Dios se proveerá de cordero para el holocausto”. Era una gran verdad que no iba a cumplirse ese día sino siglos más tarde en el sacrificio del Cordero de Dios en el mismo monte. En la vida de fe hay cosas que dependen de la provisión de Dios, no de nuestra habilidad o lógica. Abraham no sabía lo que Dios iba a hacer. No hay necesidad de saberlo todo, entenderlo todo, explicar y diagramar todo para que todos queden satisfechos. La clave no está en el intelecto. Hay que tener fe, confiar en Dios. La respuesta de Abraham puso la mira de Isaac en Dios: “Dios se proveerá...”
    Los versículos 9 y 10 relatan lo que sucedió cuando llegaron al lugar que Dios había dicho, y la obediencia costosa de Abraham y de Isaac. Si obedecemos implícitamente a Dios, Dios nos bendecirá. Hay victoria, compensación y beneficio esperando a los fieles. Pero hay que confiar, obedecer y sacrificar, y no disculparnos diciendo que no podemos. Recordemos que Isaac no era un niño, sino un hombre joven, quizás de unos diecisiete años de edad, y su sumisión a su padre es admirable. Los jóvenes hoy en día no suelen seguir a sus padres ni someterse a ellos como hacía Isaac. Este espíritu independiente y rebelde no agrada a Dios, y no es señal de madurez sino de inmadurez y carnalidad.
    En los versículos 11-12 vemos cómo Dios intervino, y esa intervención es algo que sólo Dios sabía de antemano. Sólo Dios sabe cómo dirigir nuestras vidas, confiemos en Él y hagamos lo que nos pide, sin tratar de calcular y saber todo de antemano. ¡Qué diferente la escena en el Gólgota! No hubo intervención, sino silencio desde el cielo. Allí el Cordero provisto murió por nuestros pecados. Mira las palabras de Dios a Abraham al intervenir: “no me rehusaste”. ¿Puede Dios decir lo mismo de nosotros?
    Vemos la fe recompensada en los versículos 13 y 14. Dios se proveyó, no de cordero, sino de carnero. El cordero vendría más tarde en la historia. Abraham tomó el carnero y lo ofreció en lugar de su hijo, lo cual ilustra muy bien la sustitución. Seguramente estaban muy gozosos y agradecidos los dos. En el versículo 14 Abraham declaró: “Jehová proveerá”. Es uno de los nombres especiales de Dios. Lo declaró no sólo porque lo acabó de ver, sino también acerca del futuro. “Proveerá” es lo mismo que dijo en el versículo 8. Nuestro Dios proveerá, no sólo para  nuestra salvación que es lo más importante, sino también para todo nuestra vida, cosas grandes y pequeñas. Él tiene cuidado de nosotros.
    En los versículos 15-18 leemos como Dios bendijo a Abraham en base a su obediencia y sacrificio. Isaac está observando y aprendiendo de todo esto. Cuando uno pone a Dios primero, Dios le bendice. ¿Estamos nosotros observando y aprendiendo? Dios le reconfirmó la promesa de Génesis 12:3.
    Hermanos, en la vida de fe hay que confiar, obedecer y sacrificar. No podemos rehusar a Dios y esperar Su bendición. A Dios le agrada bende
cir a los que confían en Él y le obedecen por fe. Dios tiene más para dar a los que actúan por fe.


de un estudio dado por Lucas Batalla, el 26 de diciembre, 2010

EL VALOR DE LA PACIENCIA

Texto: Salmo 37:1-7

Este salmo comienza diciéndonos: “No te impacientes” (v. 1), y en el versículo 7 dice: “guarda silencio”. Una de las cosas grandes que Dios quiere enseñarnos a través de este salmo es la paciencia. En el versículo 5 nos dice: “confía en él, y él hará”. Fijémonos que estas cosas se dicen aquí cuando abundan los malignos y la iniquidad. Es una situación difícil de soportar.
    Nosotros oramos y pedimos muchas cosas – algunas el Señor contesta ahora y otras luego. Dependemos de la voluntad y sabiduría del Señor y de Su gracia y misericordia. El Señor está guiándonos por la vida, y trabajando también en nosotros. Quiere desarrollar en nosotros otra cosa importante, que es la compasión. También quiere enseñarnos a ser estables y firmes en la fe, no variables con altibajos. Quiere que soportemos las pruebas y dificultades sin venirnos abajo, sino confiados en Él. Pero esto no es automático, sino que es una lección que vamos aprendiendo poco a poco. Nos dice: “confía en él; y él hará”. Y entonces vienen circunstancias contrarias como en este salmo, que nos hacen confiar en Él. Si confiamos en el Señor, podemos tener paciencia, ser benignos y misericordiosos.
    Cuando pasamos tiempo en la sala de espera del Señor, la oración, Él va obrando en nosotros y a favor de nosotros. Hay que ser pacientes. Hay creyentes que se convierten y en seguida quieren ser y hacer como los que llevan años en el Señor. Esto es un deseo bueno, y hay que felicitarles, no desanimarles. En el Nuevo Testamento no había que esperar años y años para servir al Señor. En seguida quieren predicar, desean testificar bien, tienen hambre de saber mucho más acerca de la Biblia, y todo esto es bueno y son señales de vida. Pero todo esto cuesta su tiempo y el crecimiento viene de día en día, sobre la marcha en la vida, y no es instantáneo. Dios también quiere formar el carácter de los Suyos.
    En Santiago 1:2-4 se nos aconseja la paciencia en las pruebas. El versículo 3 dice que la prueba de nuestra fe produce paciencia, como también leemos en Romanos 5:3.  En Santiago 5:7-8 dice que tengamos paciencia, ¿hasta cuándo? Hasta la venida del Señor. Necesitamos la paciencia en toda la vida. El versículo 8 nos recuerda que el Señor vendrá. Él cumplirá Su promesa. Dice que Su venida “se acerca”. En el versículo 10 nos llama a considerar el ejemplo de los profetas, que tuvieron que vivir en circunstancias contrarias. Sufrieron oposición, crítica, persecución, tenían pocos amigos, tenía que ir contra la corriente de su generación. Esto es ser fiel y paciente en las pruebas. Luego en el versículo 11 vemos la paciencia de Job, que sufrió mucho pero el fin del Señor era bueno para con él, y así es también en nuestra vida. La vida cristiana no es una carrera de corta distancia, sino más bien como un maratón. Pero esto no quiere decir que sólo los hermanos más viejas pueden servir al Señor y que los jóvenes esperen pacientemente hasta que mueran los hermanos viejos y entonces tendrán oportunidad. No es esto. Bueno es comenzar como joven, y servir siendo fiel y paciente toda la vida. Cuando venga el Señor, que nos halle sirviéndole, sea cual sea nuestra edad.
    Hebreos 10:36 nos dice: “no perdáis, pues vuestra confianza que tiene grande galardón, pues os es necesaria la paciencia”. Aquí paciencia significa “perseverancia”. Y el más grande galardón (v. 32) es que vendrá el Señor y nos llevará a Su casa. Así que, sirvámosle con paciencia, esto es, con perseverancia, hasta que Él venga.

de un estudio dado por Lucas Batalla, el 9 de septiembre, 2010

Tuesday, May 6, 2014

BENDICIONES INVISIBLES

Texto: Romanos 5:1-11

No hay tiempo suficiente para decir todo lo que tenemos como creyentes —cosas que los del mundo no tienen. Las cosas invisibles se nombran en nuestro texto; pero los del mundo buscan y miran lo visible. Sin embargo la Palabra de Dios dice que lo invisible es lo más importante, y lo que permanece.
    Mateo 6:33 nos instruye a buscar primeramente el reino de Dios y Su justicia – lo invisible – y todas las cosas que necesitamos nos serán añadidas: cosas visibles y tangibles como comida, bebida, ropa, cobijo. El Señor sabe que también necesitamos estas cosas perecederas. Él provee, no nos descuida ni nos abandona. Mateo 6:32 dice que los gentiles (inconversos) buscan estas cosas. Esta búsqueda de lo temporal es su enfoque, su preocupación. Pero los creyentes debemos confiar en nuestro Padre – Él proveerá.
    Y volviendo al libro de Romanos, lo permanente que tenemos que el mundo no, es mucho. Los del mundo son como el joven rico al que el Señor le dijo que le faltó algo. Por mucho que tengan, siempre les falta lo más importante.
    1. Tenemos paz (v. 1). La paz en la conciencia ante Dios es una gran cosa. Es la paz con Dios, no paz entre países, paz con los vecinos, etc. Romanos 2:1-8 presenta la situación de todo ser humano por el pecado – es de conflicto y desventura. En Romanos 3:17 dice que no conocen el camino de paz. Tienen enemistad con el Hacedor de su propia vida. La paz de Dios no es como la de los hombres que viene después de guerra, destrucción y la muerte de muchos. La paz de Dios es porque murió Su Hijo por nosotros en la cruz del Calvario. Efesios 2:14-15 explica cómo Él vino a ser nuestra paz.
    2. Tenemos entrada/acceso (v. 2). Sin sacerdotes ni santos como intermediarios, tenemos entrada a la presencia de Dios todos los días y todas las horas. Somos aceptos en el Amado (Ef. 1:6). Las puertas de Dios no se cierran por vacaciones, ni por difunción, ni por descanso semanal, ni nada. Podemos entrar para adorar, orar y buscar misericordia y socorro (Ef. 2:18; He. 6:20). No hay que pedir cita previa ni esperar en colas. Dios siempre atenderá a los Suyos.
    3. Tenemos esperanza (vv. 2-5). Hoy hay mucha gente desesperada, en las cárceles, en los hospitales y las residencias de ancianos y en sus propias casas. Hay gente sin recursos ni trabajo ni amigos. Pero el creyente tiene esperanza ahora y para el futuro. El creyente se goza de la esperanza ciertísima de la gloria de Dios (1 Co. 2:9; Col. 1:5). Romanos 12:12, 15:4 y 15:13 hablan del gozo y el poder de la esperanza del creyente.
    4. Tenemos consuelo o paciencia que es perseverancia (vv. 3-4). ¡Cuántas personas hay en el mundo que necesitan esto! Tienen sus vidas rotas, pasan tristeza y dolor, y no tienen consuelo ni tienen cómo perseverar pacientemente. La paciencia que tenemos es consuelo, y nos ayuda a aguantar lo difícil. Romanos 8:28-30 afirma que todo ayuda para bien, pero esto no es para todos, sino para los creyentes, los que a Dios aman. Es un consuelo que sólo tiene el creyente. 1 Pedro 1:6-7 fue escrito por Pedro que murió como mártir. Podemos ser afligidos y tener pruebas pero sabemos que todo saldrá bien al final. No es nada inventada en nuestra mente, sino un consuelo que Dios da a los Suyos.
    5. Tenemos amor (v. 5). El amor de Dios permanece, y ha sido derramado en el corazón –la ciudadela y centralita de nuestra vida– por el Espíritu Santo. Dios obra en nuestro corazón y pone amor divino allí donde antes sólo había amor egoísta, carnal, inmundo. El creyente no tiene un corazón dominado por el odio, sino por el amor divino. De pronto aborrecemos lo que antes amábamos. Son caminos torcidos, caminos anchos que conducen a la puerta de la perdición. Ese amor derramado por el Espíritu es acompañado de justificación (v. 9), salvación (v. 9) y reconciliación (vv. 10-11). Une las dos partes. Resuelve el conflicto. ¡Cuán grande es la obra que Dios ha hecho en nosotros! Ese amor vino porque el Espíritu Santo fue dado.
    6. Tenemos el Espíritu Santo (v. 5). No estamos todavía esperando el Espíritu Santo, pues ya está en todo creyente y el que no lo tenga no es de Dios (Ro. 8:9). No se compra el Espíritu Santo, como quiso hacer Simon Mago en Hechos 8. Dice Romanos 5:5 que “nos fue dado”. Él es dado a todos los creyentes, ¡gracias a Dios! No hay que pedir que venga ni esperarle, pues entró y nos selló cuando creímos. Nos enseña (Jn. 16:13). Nos sella y protege (Ef.1:13-14). Nos guía (Ro. 8:14) en la santidad, a seguir y agradar al Señor, y a reunirnos con nuestros hermanos. No podemos perderlo, pero podemos contristarlo, y acerca de esto Efesios 4:30 nos advierte. Efesios 3:16 comenta que el Espíritu Santo puede fortalecernos en el interior. La verdadera fortaleza no es corporal, sino espiritual.
    Que el Señor nos ayude a apreciar y tomar ánimo considerando las cosas invisibles y perdurables que tenemos de Él – ricos tesoros que los del mundo nunca tendrán. Vivamos entonces para la gloria de Aquel que tanto nos ama y tanto ha hecho por nosotros. Amén.

de un estudio dado por Lucas Batalla, el 12 de agosto, 2012

Monday, April 14, 2014

HIZO LO RECTO

Texto: 2 Reyes 22:1-2

      Podríamos resumir la vida de Josías con estas tres palabras: “hizo lo recto” – y que así sea el resumen de la vida de cada uno de nosotros. Manasés, el abuelo de Josías, era un rey malísimo, como 2 Reyes 21:1-18 relata. Y su hijo Amón, padre de Josías, también era malo, cortado del mismo patrón que su padre, y Dios le quitó la vida después de dos años de reinar. Así llegó Josías al trono con sólo ocho años de edad. Entonces, lo bueno de toda esta historia es lo que hizo Josías. No fue como su padre ni su abuelo. El énfasis puesto por las palabras: “hizo lo recto” señala lo que Dios ve, y lo que quiere de cada uno de nosotros. Somos responsables por nuestras decisiones y hechos delante de Dios, y no podemos echar la culpa a otros.
      En nuestros tiempos no hay muchos fieles, y entre los jóvenes solteros y matrimonios jóvenes parece que hay menos – porque no tienen convicción ni valor para guardar sin cambiar lo que han sido enseñados. Son más como Manasés, hijo malo de un rey bueno, que cuando murió Ezequías y Manasés llegó al poder, empezaba a cambiar todo. Y después de muerto el buen rey Josías, sus propios hijos hicieron la misma mala jugada y cambiaron todo. En lugar de guardar fielmente lo que un padre
piadoso había establecido y hecho para el Señor, éstos querían las cosas más contemporáneas, y así son muchos hoy en día. 
      Hermanos jóvenes, si queréis ser fieles al Señor, debéis buscar la amistad y el compañerismo de los mayores que vosotros que son fieles, y no andar sólo con los de vuestra edad. Como Josué estuvo con Moisés, como los doce estuvieron con el Señor, como Timoteo y Tito y otros estuvieron con Pablo, así podemos aprender y aprovechar para bien la comunión de los que han andado más tiempo en los caminos del Señor. Los grupos de jóvenes y campamentos de jóvenes no os ofrecen esta clase de instrucción y ejemplo que vemos en la Biblia, y además hoy en día muchos se ocupan más de diversiones que de otra cosa.
      Para empezar, si uno tiene padres fieles y que aman al Señor, sin ir más lejos debe empezar allí mismo, cultivar su amistad e imitar el buen ejemplo que tiene a mano. Pero como hemos visto en la Biblia, los hijos de padres piadosos desperdician la oportunidad que Dios les da y que otros jóvenes no tienen. Pablo dijo de Timoteo: “como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio” (Fil. 2:22). Pocos son los hijos que honran a sus padres sirviendo con ellos, y pocos son los jóvenes que sirven bajo el mando de uno de otra generación, pero Pablo dice que es uno de los méritos de Timoteo. Así que, hay la posibilidad de buscar la comunión e instrucción de otros fieles hermanos con años de experiencia que están sirviendo al Señor, estudiando y enseñando Su Palabra. Evitad a los que aunque estén en la iglesia, están metidos en el mundo y andan como los del mundo, porque estos no os van a ayudar a crecer y madurar en las cosas de Dios.
      Hoy en muchas partes del mundo se trata de destruir la familia, y por leyes o sociología enseñar otra vida y otras actitudes a las de sus padres, y romper su influencia. Tristemente, muchos padres se han ocupado de la comodidad y la colocación de sus hijos más que de su condición espiritual. Y en otros casos, como el de Manasés, teniendo el buen ejemplo delante, lo despreciaron y se fueron por otro camino. Manasés no anduvo en el camino de Jehová, y por esto no fue digno de imitar. Los que escogen un camino así manifiestan amor propio y desprecio por el buen camino.
      Lo inverso pasó con Josías, porque a pesar de abuelo y padre impíos, él fue sensible e hizo caso de la Palabra del Señor. “Hizo lo recto”. ¡Es una descripción hermosa! No sólo supo lo recto, sino que lo hizo. ¿Qué hacemos con lo que sabemos? Muchos han visto, escuchado y sabido lo recto, pero luego no lo hacen. No así con Josías. “Hizo lo recto”, sí, lo repito esperando que haga mella en nuestra vida. Y el Señor está dispuesto a bendecir a cualquier joven u otro que tome en serio Su Palabra, se humille y se quebrante delante de ella para obedecerla, como hizo Josías. Dios promete honrar a los que le honren, y Josías es un ejemplo de esto, pero Dios también quiere ver la piedad de Josías en nosotros. Gracias a Dios por los que le aconsejaron así con sus ocho añitos, y gracias a Dios porque Josías, cuando se hizo hombre joven de quince años, veinte años y más, no abandonó la devoción y rectitud y piedad que había aprendido, sino que se mantuvo firme, cosa que no muchos jóvenes hacen. Se enredan en el mundo, se hacen inútiles para las cosas de Dios, y no practican la piedad que se les enseñó. ¡Qué triste es esto, especialmente cuando pudieron haber sido como Josías que “hizo lo recto”.
      El secreto de ser uno que hace lo recto ante los ojos de Jehová está en los versículos 18-20. Fue manso y humilde, respondió con temor reverente y contrición. Rasgó sus vestidos y lloró. No se ofendió ni echó la culpa a otros sino se mostró triste y quebrantado delante del Señor. Dios siempre puede usar a personas así. Él da gracia a los humildes pero resiste a los soberbios. Mis hermanos, el temor de Dios y la humildad nos conducen a hacer lo recto. Observad que esto lo puede hacer un joven, y tendrá así un gran futuro bendito. Y todos los que oyen la Palabra de Dios tenemos la oportunidad de escoger el camino correcto. Que Dios nos ayude a imitar este buen ejemplo de este joven piadoso que hizo lo recto. Ni sigamos la senda fácil y popular de la mayoría. ¿Será el resumen de nuestra vida como el de la vida de Josías? Hagamos lo recto ante Dios – porque para esto Él nos ha dado vida.

Thursday, February 13, 2014

LLAMADO A LOS JÓVENES

Texto: Jeremías 1:1-19


Aquí el Señor llama a Jeremías a predicar y le informa (v. 17) que si no lo hace debidamente el Señor le quebrantará.  Era hijo del sacerdote Hilcías y tuvo así padres piadosos que inculcaron las cosas de Dios. Hay hoy en día quienes tienen padres piadosos que les enseñan y aconsejan, pero los hijos no quieren seguir. Jehová le escogió a Jeremías y le enseñó el oficio de profeta – no de sacerdote.
Cuando Dios llama a alguien no lo abandona, sino que le provee de todo lo que necesita para servir. Lo mismo había hecho con Moisés, y luego con Josué en su día. Y con nosotros, cuando nos invade el temor, corremos peligro. Tenemos que poner la mira y confianza en Dios y servirle fielmente.
Jeremías ante esta carga tan tremenda siente temor, pero Dios no le deja darse de baja. Puede enseñar y fortalecer a los jóvenes. Recuerda lo que pasó con Daniel ante toda Babilonia – y el era joven pero fue fiel.
Pero hoy en día faltan jóvenes de valor – está la juventud evangélica en una crisis de fe e identidad. Si no se levantan los jóvenes a guardar la fe y luchar por ella, las iglesias van a seguir menguando y desaparecerán, y como en Inglaterra, sus locales se convertirán en mezquitas.
Al jóven Jeremías Dios le dice en el 1:8, “no temas delante de ellos”, y en el v. 7, “no digas: Soy un niño”, y en el 17, “ciñe tus lomos, levántate y háblales todo cuanto te mande”.  Hoy más que nunca hacen falta jóvenes espirituales, serios, que se levanten así porque las iglesias están anémicas, flojas, mundanas y divagando. En muchos casos los jóvenes que toman responsabilidades en la iglesia son mundanos y livianos, y traen o desean traer el mundo contemporáneo a la iglesia. Sin discernimiento ni convicciones, venden la verdad y no la compran, porque piensan de otra manera. No ven lo malo de meter en la iglesia el material del príncipe del mundo, sus diversiones y prioridades. No quieren negarse a sí mismo y tomar su cruz para seguirle a Cristo. Pero sí quieren tener una reunión de jóvenes porque luego saldrán a tapear y pasear o ir juntos a una peli. Éstos no son como Jeremías, Josué, Daniel, Timoteo y Tito. Tienen un pie en el mundo y otro en la iglesia, viven a medias, y así no pueden ser útiles al Señor. Si el Señor merece algo, es el sacrificio y la devoción total. Nada menos. Pero con las medias tintas y la doblez de corazón, los problemas y las actitudes del mundo invaden e infectan, y hay que parar todo esto pero ¿quién lo hará?
El Señor le advertió (v. 19) que iba a tener lucha. No iba a ser popular y estar cómodo en un despacho. Y así fue, porque Jeremías sufría durante cuarenta años. No iba a tener el apoyo del pueblo, sino sólo el de Dios: “yo estoy contigo” (vv. 8, 19). Así, tuvo que sufrir el desprecio de los que quería ayudar. Ni iba a ser popular ni apreciado, ni siquiera por los de su propio pueblo, sino falsamente acusado, criticado, amenazado y perseguido. Tuvo que hacer como David en Salmo 34:4 y buscar al Señor para que le librara de sus temores. Salmo 34:5-6 también fue verdad acerca de Jeremías. Es porque serle fiel a Dios nos mete en camino contrario a la corriente del mundo y la naturaleza humana. Pero en el Salmo 37:28 el Señor promete que no desamparará a Sus santos.
Volviendo a Jeremías 1:9 vemos que Dios puso Su Palabra en boca de Jeremías – no palabra de hombres – nada de origen humano. El conflicto vino porque el pueblo no quiso escuchar la Palabra de Dios y Jeremías no iba a darle otra cosa (lo mismo le pasó a Ezequiel).
Que Dios nos dé ese espíritu de devoción, lealtad y valor para estar firmes y serle fieles. Los que conocen a su Dios se esforzarán y actuarán (Dn. 11:32). Jeremías conocía a Dios y fue valiente y fiel. El Señor todavía busca a jovenes entregados, serios y fieles, y no sólo a jóvenes sino también a los que no son tan jóvenes pero desean tomar en serio la vida espiritual y servir al Señor. No hay mejor manera de gastar la vida.

de un estudio dado por Lucas Batalla, el 10 de marzo, 2013